Skip to content

Siendo La Voz (“Boice” en Ingles Con Mi Acento Hispano) De Los Que No Se Escuchan

5 min read

BY Denisse C. Lamas, LCSW

Tagged

What We Can All Do About Maternal Suicide

Click here to read this story in English.

Jun. 30, 2020 - ¿Alguna vez te has sentido discriminado? ¿Alguna vez alguien te ha dicho que no puedes hacer algo por ser quién eres? ¿Recuerdas qué fue y cómo te sentiste? ¿Recuerdas lo que hiciste? Me han discriminado por muchas razones, dos de las cuales son bastante obvias: soy hispana y soy mujer. También estoy en el Consejo Nacional de Liderazgo para la Fundación Americana para la Prevención del Suicidio, y soy la fundadora de Hispanic Family Counseling Inc., una agencia que brinda servicios de salud mental adaptados a las necesidades de la comunidad hispana. Existen muchos paralelos entre abogar por enfermedades mentales y abogar por las minorías o aquellos que están siendo discriminados. La mayoría de las personas dentro de estos grupos sienten que no tienen voz, o temen que nadie entienda si dicen su verdad.

Nací y me crié en Puerto Rico. Crecí en Barrio Nuevo, Bayamón. Bayamón es principalmente una ciudad metropolitana, pero vivíamos en las afueras de la ciudad, en el campo. Recuerdo que algunos de mis amigos de la escuela me decían que yo vivía en la "N" de Bayamón; lo que significa que vivía en el rincón más alejado de la ciudad. Bromeaban sobre los protocolos para venir a visitarme. Algunos exageraban y decían que tenían que comenzar su viaje con dos días de anticipación, empacar botas para la lluvia y zapatos normales, montar a caballo y tomar un bote para llegar allí. Todas las quejas se disipaban cuando llegaban y podían apreciar la hermosa vista. Por un lado, las montañas de color verde oscuro parecían alcanzar el cielo, y por el otro, había una vista impresionante de la costa del Viejo San Juan. En Barrio Nuevo, puedes oler aire fresco. Puedes escuchar el canto del gallo y la canción del Coquí (el animal típico de Puerto Rico, una pequeña rana que canta como su nombre). Amo mi barrio; solo escribir sobre eso me pone nostálgica.

Yo soy la más joven de cuatro. Al crecer, mis dos hermanas y yo compartíamos una habitación y dormíamos en literas. También compartíamos un armario más pequeño que cualquier otro armario que haya visto. Fuimos pobres financieramente, pero ricos en muchas otras formas y sobre todo abundaba del amor. Mis padres trabajaban de lunes a sábado de 6:00 a.m. a 6:00 p.m. Íbamos a la iglesia varios días a la semana, y todos los domingos después de la iglesia, visitábamos a la abuela y nos reuníamos con nuestras tías, tíos y primos para almorzar, jugar a las cartas y pasar tiempo en familia.

Por el un lado, mis abuelos eran de ascendencia afroamericana. Mi abuela del lado de mi madre trabajó como conserje en un hospital durante treinta y dos años. De ella aprendí, que no debes avergonzarte del trabajo que haces. Este trabajo le permitió criar cinco hijos sola. Mi otra abuela ayudó a mi abuelo a administrar su negocio, aunque ella solo había completado el primer grado de escuela. Puede que le faltara educación, pero era abundante en sabiduría, amabilidad, amor y entrega por los demás.

Criábamos caballos, vacas, conejos, cabras, periquitos, gallinas, perros, patos y más. Incluso recuerdo un búho que venía de visita y cantaba ocasionalmente en la cerca de nuestra casa. Recuerdo que los domingos de Pascua eran muy emocionantes porque íbamos a la iglesia y regalaban a cada niño un pollito o un conejo de color. Tuve una infancia maravillosa. No fue hasta que me convertí en adulto que me di cuenta de lo afortunada y bendecida que fui.

En 1996, me mudé a Orlando, Florida, justo al lado de Mickey Mouse, donde los sueños se hacen realidad. Estudié trabajo social en la Universidad de Florida Central donde obtuve mi bachillerato y maestría. También, obtuve mi licencia clínica para trabajo social. Mis hermanos y yo fuimos la primera generación de mi familia en graduarnos de la universidad.

Años más tarde, me casé con mi esposo, quien es de Venezuela. Compartir mi vida con él me ayudó a comprender y experimentar de primera mano el proceso de inmigración. Pasar por el proceso de naturalización ha sido una de las experiencias más difíciles de nuestras vidas. Juntos hemos llorado mucho, porque la discriminación es muy palpable para los extranjeros que intentan obtener la ciudadanía. Y aunque soy ciudadana americana (Puerto Rico es parte de los EE. UU.), he sido discriminada debido a las barreras del idioma. Me han tratado de manera diferente y me han considerado sin educación debido a mi acento. Me han pasado por alto y no me han permitido compartir mi punto de vista porque "es difícil entender lo que está diciendo". Además de ser hirientes e inapropiadas, estas expresiones a menudo se usan como una herramienta poderosa para silenciar y limitar cómo y cuándo expresamos necesidades, pensamientos, emociones y sentimientos.

Parte de la razón por la que elegí mi llamado y fundé una agencia de salud mental que atiende a la población hispana, es porque me doy cuenta que las minorías y los inmigrantes enfrentan desafíos únicos para recibir servicios apropiados para la salud mental: esto puede deberse a las limitaciones asociadas al seguro de salud; bajo estatus económico y no poder pagar los servicios; falta de sistemas de apoyo apropiados; y barreras idiomáticas y culturales. Sin lugar a duda, estos factores contribuyen negativamente a la capacidad de las personas para funcionar y prosperar emocional y socialmente. A través de mi trabajo, me concentro en ayudarlos a recibir servicios para mejorar su salud mental y su calidad de vida en general. Creo que no hay ninguna razón para que las personas sean privadas de recibir la atención médica que necesitan para su salud mental. Estar en el campo de trabajo social y ser parte de la Fundación Americana para la Prevención del Suicidio me ha ayudado a dar una voz, "boice" cuando lo digo con mi acento hispano, para abogar por aquellos que no tienen uno.

He aceptado mi acento, y ya no le temo al sonido. No importa cuál sea tu experiencia, te animo a que aceptes quién eres y que uses tus experiencias como motivación para hablar por ti mismo y por los demás. ¿Te unirías a mí para facilitar una conversación que genere empatía? ¿Considerarías participar en conversaciones para romper los rasgos profundamente arraigados de nuestra sociedad (y de nosotros mismos) que alimentan el prejuicio y la exclusión, y en algunos casos se extienden a la persecución sistemática? ¿Tienes una condición de salud mental? Aun cuando sientes que nadie puede escucharte, te invito a que alces la voz y compartas tu verdad. Juntos, nuestras voces se pueden escuchar, y un cambio positivo vendrá.

Connection makes a difference

Find a chapter